Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net
Inicio > Deportes > La resistencia es un grado

La resistencia es un grado

Foto: Que!

Por: Antonio Pulido (Estudiante de periodismo deportivo, vecino de Mancha Real) |

Tampoco hubo suerte a la sexta oportunidad. Rafa Nadal se vio obligado a sucumbir ante la omnipotencia de Novak Djokovic. Las anteriores finales de Miami, Indian Wells, Madrid, Roma y Wimbledon no pudieron sino complementar la victoria del serbio y agrandar la leyenda que se está empezando a forjar con letras de oro.

Y es que el manacorí se vio superado -como en el resto del año- por el gran dominador del circuito de la presente temporada. El balcánico se deslizó sobre la pista neoyorquina para devolver una y otra vez cualquier desesperada embestida del mastodonte español. El desquicio comenzó a recorrer poco a poco la mentalidad del mallorquín, que no encontraba explicación frente a tal maestra distribución de juego que exponía su rival. ‘Nole’ comenzaba a asemejarse a una dura pared de entrenamiento que exasperaba cualquier ánimo de remontada española.
El actual número 1 del ránking ATP decició extinguir el optimismo de su antecesor a base de martilleantes golpes planos combinados con dejadas milimétricas que desvanecían las ilusiones y devastaban las esperanzas de repetir campeón de Grand Slam. Los dos primeros sets recordaron a las últimas 5 finales que ambos tenistas deleitaron al público: fuerza balcánica ante impotencia hispana. Novak se paseó por las canchas de Flushing Meadows.

El tercer set se avecinaba como un dulce camino hacia la gloria serbia, pero, contra todo pronóstico, el cansancio hizo mella en el titán todocampeón y Nadal se creció ante los flojos golpes de su adversario. Novak Djokovic comenzaba a humanizarse, y es que era imposible mantener el nivel que había mostrado en los dos sets anteriores. Parecía vislumbrarse una pequeña ráfaga de luz al final del túnel, y más aún cuando consiguió doblegar a Novak en el tiebreak. Los “¡Vamos!” característicos del estado de euforia aparecieron sobre la pista como desahogo divino.

Más crecieron las expectativas de victoria cuando el fisioterapeuta del torneo entró a escena por petición de Djokovic. Los problemas lumbares que ya acaeció en anteriores torneos hacían apreciar mínimas posibilidades esparanzadoras para Nadal. Todo fue un espejismo. El serbio encadenó cinco juegos consecutivos a los que Rafa no pudo contestar, ya que él también es humano y, después de 4 horas de juego de altísimo nivel, también sufrió calambres en su pierna derecha, la misma que le torció el gesto en la sala de prensa.

De esta manera se cuela un nuevo inquilino en el palmarés del Grand Slam estadounidense, un inquilino llamado a arrasar allá donde vaya. La pregunta es: ¿hasta cuándo? Juego no le falta a este búfalo tenístico capaz de desorientar al rival con mareantes golpes secos y anonadar con firmes voleas o delicadas dejadas. En el equilibrio está la gloria.

Su mentalidad ganadora le permite no rendirse ante las adversidades generadas por el entorno psíquico y físico. Hoy se ha demostrado de nuevo. Como diría Darwin, es el más fuerte el que prevalece, el que resiste.

Te puede interesar

El At. Mancha Real vence en la Juventud a la U.D. San Pedro en una semana redonda

Jugaba el At. Mancha Real el segundo partido en cuatro días en la Juventud, venciendo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *