Diputacion
Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net
Inicio > Historia

Historia

Los primeros indicios de presencia humana en las tierras de Mancha Real se remontan al Paleolítico, en el asentamiento de El Soguero. En el Neolítico (V y IV milenio a.C.) y la Edad del Bronce (III milenio a.C.) se produjo una proliferación de asentamientos en esta zona, entre los que se cuentan los de Piedras Gil, Cerro Moreno, Cerro Alcalá y Peñaflor.
La etapa ibérica ha quedado constatada en los asentamientos de El Toril y Las Casicas. El primero ha sido identificado con la legendaria ciudad de Letrania, aunque otros sitúan aquí otra hipotética ciudad, la de Gaiscal.

En época romana se localiza en Cerro Alcalá la Ossigi Latonium, citada por las fuentes, que gozó de un estatuto privilegiado. En su entorno proliferaron un gran número de villas: El Pino, Cirueña, Las Pilas, La Puente, etc.

Durante época islámica la zona estaba poblada por pequeñas aldeas o alquerías; una de éstas es la de Peñaflor, que por los estudios arqueológicos conocemos que contaba con entre 20 y 30 viviendas. Tras la conquista cristiana se mantuvo este poblamiento disperso en torno a torres de control, entre las que se cuentan las de Peñaflor, el Risquillo, la Torre del Sorde, etc.

En cuanto al núcleo actual de población, la ciudad de Mancha Real fue fundada por Carlos V en el año 1537, dando con ello cumplida cuenta de los deseos expresados por su madre doña Juana en 1508. La villa tomó el nombre de La Manchuela. El motivo de su fundación se enmarca en el proceso repoblador de estas tierras tras la finalización de la Reconquista, para la salvaguarda y defensa de los caminos.

La previsión inicial para La Manchuela era acoger unas 100 familias, pero pronto quedó desbordada ante el aluvión de gentes de los pueblos de los alrededores que se asentaron en este lugar. Tan sólo 50 años después de su fundación ya contaba con 1.660 habitantes.

El auge y consolidación de La Manchuela como núcleo poblacional determinó la lucha por su independencia de la ciudad de Jaén desde prácticamente los albores de su fundación, en 1557. Felipe II le concedió el título de Villa, no sin antes haber desembolsado sus vecinos una importante suma de dinero, 58.000 reales. Pese a este reconocimiento no cesaron los conflictos entre esta villa y la ciudad de Jaén.

La importancia que adquirió La Manchuela es testimonio la parada en el viaje regio de Felipe IV en 1635 en este lugar, lo que propició su cambio de denominación por el actual de Mancha Real.

La población siguió creciendo a lo largo del siglo XVIII, hasta llegar a duplicar la cifra del XVI, a finales de la centuria. A mediados del XIX ya contaba con unos 3.996 habitantes y a finales sobrepasaba los 6.000.

PATRIMONIO HISTÓRICO

Iglesia Parroquial de San Juan Evangelista
Se trata del bien cultural más significativo de Mancha Real, en cuya traza y ejecución se vinculan los nombres de prestigiosos arquitectos de los siglos XVI al XVIII como Andrés de Vandelvira (responsable según todas las fuentes del trazado de la Iglesia) Juan de Aranda, Eufrasio López de Rojas o Ventura Rodríguez.Varios investigadores han delatado la intervención de andelvira en la traza del templo manchego basándose en el estudio de similitudes con el lateral derecho de la catedral de Jaén. La duda radica en que se trata de una iglesia columnaria y no se conoce otra en la que Vandelvira se sirviera de este modelo. Pero, ciertamente, los cuatro tramos con bóvedas esféricas en la nave central y vaídas en las laterales dan un argumento más para situar esta iglesia en la órbita de Vandelvira y de su escuela. Además las obras se interrumpieron precisamente en 1575, año de la muerte del maestro.

Las obras se reanudan en 1614 y, a mediados de siglo, por iniciativa del cardenal Baltasar Moscoso, se intensifica el ritmo y la calidad de las obras. La reorganización del espacio interno la planteó Juan de Aranda diseñando un coro en alto para aprovechar el amplio hueco que quedaba entre los estribos y que dejó sin concluir. Pero sí tuvo tiempo para realizar la portada principal, de extraordinaria factura y bella composición, manierista tanto en su concepto como en ornamentación, primorosamente labrada en piedra y estructurada a modo de retablo. Sus elementos más llamativos son el arco de medio punto que abre la puerta, las dobles columnas con éntasis que la flanquean, los motivos ornamentales como puntas de diamante o los estructurales como pilastras y frontones partidos semicirculares.

A partir de 1670 López de Rojas obró el coro, cubrió el sotocoro con bóveda de cañón con lunetos y trazó la torre, otro de los referentes destacados del templo, que ubicó en el lado suroeste enfatizando aún más las dos portadas del templo. Su base es cuadrangular y el primer cuerpo, carente de decoración, lo apuntalan fuertes estribos. En 1775 se haría cargo de levantar el segundo cuerpo de la torre Ventura Rodríguez, que dejó su impronta en los balcones con arco de medio punto sobre impostas, pilastras cajeadas y frontones triangulares con escudo en el tímpano. El cuerpo de campanas, restaurado posteriormente, presenta jarrones en las cuatro esquinas sobre las que se levanta el cuerpo octogonal, que sostiene, a su vez, un chapitel piramidal. El templo fue declarado Bien de Interés Cultural en 1983.

Casco Urbano
Fundada por Carlos V en 1537, el perfil de Mancha Real se adecua perfectamente al código de urbanismo y ordenación territorial compendiado en las Ordenanzas de Felipe II, de 1573, dictadas para la colonización hispanoamericana. El punto urbano aglutinante es la plaza principal, de grandes y regulares proporciones, perímetro cuadrado y abierta en sus esquinas a cuatro calles, en la que destacan edificios de carácter emblemático como la iglesia parroquial, el ayuntamiento o la fuente con abrevadero. Sus principales arterias recuerdan su configuración comercial: la de mayor anchura, la calle Maestra, era la de los gremios y artesanos, mientras que la calle Carnicería recibía su nombre del mercado “de carnizas”, que también marcaba la impronta de la vitalidad local.

El esquema por el que se rigen la distribución de calles como las reseñadas u otras como las de San Marcos, Tercia, San Francisco, Puerta de Granada… se ajusta fielmente al concepto renacentista de ciudad: la plaza mayor servía de centro urbano, acogía a los edificios singulares y actuaba como motor de la vida religiosa, comercial y directiva; la regularidad geométrica del trazado recuerda la simplicidad jerarquizadora del campamento romano; el modelo cuadricular sustituía al concéntrico; y las calles se ordenan simétricamente y parecen trazadas a escuadra y cartabón.

Otros monumentos
Otros edificios manchegos de interés son el Antiguo Convento de los Carmelitas Descalzos, que fuera fundado por el propio San Juan de la Cruz y, ya en su término municipal, la Torre del Risquillo y el Castillo de Ríez, declarados Bienes de Interés Cultural.

PATRIMONIO NATURAL
Peña del Águila
Emplazamiento: Al sureste de la localidad, en las estribaciones del Parque Natural de Sierra Mágina.
Distancia: 3 km.
Medio: En vehículo turismo o en todoterreno.
Vía de acceso: Saliendo del núcleo urbano por la pista que conduce directamente al pico Almadén; en la margen derecha nos encontraremos con este enclave.

Se trata del monte consorciado del Morrón, cuya altitud máxima alcanza los 1.540 metros y donde podremos contemplar un interesante bosquete de repoblación (pinares) sobre calizas de disolución. Se encuentra situado a la derecha del camino que conduce a la cima del Almadén, cuyo trayecto posee un importante interés naturalístico, especialmente al descubrir el cambio de piso bioclimático que se produce al ir ascendiendo de altitud.

Mancha Real cuenta además de dos espacios incluidos dentro de los Lugares de Interés Comunitario, catalogados como Zonas de Especial Conservación (ZEC) por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que ocupan aproximadamente el 7,5% de la superficie total del municipio. Uno de estos espacios corresponde a la Peña del Águila y forma parte del proyecto de ampliación del Parque Natural de Sierra Mágina.

www.manchareal.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *