Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net
Inicio > Mirando al pasado > Sucedió hace….Las fotos antiguas nos reflejan como se vivió en cada época

Sucedió hace….Las fotos antiguas nos reflejan como se vivió en cada época

Los Hollywood en los 60

Cuando tenemos ante nosotros una foto antigua, son varias las sensaciones que se pueden sentir, como pensar lo deprisa que pasa el tiempo, ver las personas que poco a poco fueron desapareciendo casi sin darnos cuenta o mirar como se refleja en la imagen, la vida que se vivió en cada época, como por ejemplo, los trabajos que se desarrollaban, las costumbres de familias y amigos o la convivencia diaria con los vecinos, que sobre todo en ciudades grandes, se perdió hace tiempo.

Una de las costumbre en aquellos años 50 0 60 siguen perdurando en el tiempo como son los bailes en Verbenas y Fiestas Patronales en las que las orquestas son imprescindibles para hacer que la gente se divierta en esos días. Una de aquellas orquestas que siempre estaban en las fiestas de los pueblos de los alrededores eran los Hollywood más conocida como los “Miguelillos” en aquellos tiempos, que eran contratados por el buen ambiente que creaban y la calidad de sus músicos. Era normal que en las ferias actuasen con otras orquestas de la provincia de las muchas que había, como Los Ases, Los Jóvenes, Los Soniger o los locales Fusancs o Signos. Les vemos en la foto tomada en los comienzos de los 60, en uno de los descansos  con otra de las orquestas que hemos recordado, los Ases, además de varios vecinos de nuestro pueblo.

Piconeros en la venta el raspa

Había muchos trabajos en aquellas décadas de los 40, 50 o 60 que eran imprescindibles en la forma de vivir de entonces, nos referimos a los piconeros, que eran hombres y mujeres que se dedicaban a fabricar picón de forma rudimentaria, con utensilios muy básicos y a base de mucho trabajo en condiciones muy adversas. El picón se hacía en la zona de nuestro pueblo, cogiendo de materia prima las ramas del olivo cuando se podaba, haciendo fuego con ellas y una vez consumidas por él, se iba rociando con agua y dándole “vuelcos” con algún tipo de pala para que se fuese apagando y quedasen los pequeños troncos a medio quemar, para poder aprovecharlos en los “braseros” de las casas. El piconero o la piconera fueron oficios muy importantes en tiempos pasados, incluso hubo una canción de Imperio Argentina dedicada a ellos. La imagen que mostramos se tomó en la “casería de los frailes”, en la parte de  arriba de la “cuesta el gao”, donde habían estado haciendo picón Luis Hervás, Pedro y Juan “tumbalobos”, que aparecen junto a sus esposas, con la cara tiznada como era normal en este trabajo.

Aceituneros en Moralillos

En la época de recogida de aceituna, queremos también recordar a los antiguos aceituneros, mujeres y hombres que al igual que en la actualidad, pasaban esta campaña con la dureza que tiene el estar trabajando en el campo en pleno invierno con todas las inclemencias que este tiene. Hace 45 años que es el tiempo que debe tener la foto que mostramos de Isabel y Antonio en la finca de Moralillos, la recogida de aceituna aún no se había mecanizado, y se usaban los utensilios antiguos que pasaban de padres a hijos, como por ejemplo “la criba” que era muy importante en la faena con la que se limpiaba la aceituna para llevarla a la fábrica. Otra herramienta importante era tener una buena “vara”, que pudiese echar mucha aceituna al lienzo, haciéndole poco daño al árbol.

Herreros en los 60

El herrero fue un oficio que tuvo mucha importancia en todas las localidades y en particular en la nuestra, por ser los encargados de fabricar todas las herramientas hechas de acero que luego servían para todo tipo de trabajos. Estos herreros tenían un pequeño local donde estaba “la fragua” que utilizaban para darle calor al metal, y luego con el yunque y aquellos grandes martillos, daban forma a la herramienta a base de martillazos. Algunos de estos herreros con el tiempo se fueron modernizando, y montaron negocios de maquinaria agrícola con numerosos trabajadores que fueron entrando en estas empresas. A estos trabajadores también se les denominaba “herreros”, ya que el primer oficio con el que comenzaron los dueños fue este. En la foto vemos a dos de aquellos muchachos que entraron muy jóvenes a trabajar en este oficio, en este caso eran Lucas y Alfonso que pertenecían a la plantilla de Hermanos Guerrero y que les vemos en una instantánea con la ropa de trabajo.

Pepe Gálvez y Francisco con el seillas

A finales de los 50, un pequeño vehículo llegaba a fabricarse en España que hizo de este coche que hubiese un antes y un después por la importancia que tuvo para la mayoría de los españoles. Fue el Seat 600, un pequeño coche que comenzó a fabricarse en 1957 en Barcelona bajo licencia Fiat y que llegó al mercado español para hacer una pequeña revolución, ayudando al inicio del auge económico que en esta década se vivía en España. Este vehículo era relativamente barato, ya que en aquellas fechas costaba unas 60.000 pesetas, una cantidad que muchas familias pudieron llegar a pagar, sobre todo en la segunda parte de los 60, ya que la economía gracias al tirón del turismo comenzaba a subir. Las primeras unidades en fabricarse fueron el 600 y el 600 D, con aquellas puertas llamadas “suicidas” que tenía su apertura por la parte delantera, con el consiguiente peligro de accidente si se abría en marcha, y otra particularidad de estas primeras unidades eran los pilotos que llevaban en la parte de arriba de las aletas delanteras. En la foto tomada a mediados de los 60, podemos ver el “seillas” como se le llamaba entonces, propiedad de Pepe Gálvez al que le acompañaba su amigo Francisco “Francisquillo”, que lo había adquirido de segunda mano, habiéndose matriculado en Enero de 1962. Como se puede apreciar, la “baca” era muy normal en los coches de la época, y sobre todo en el Seat 600, dado el poco maletero del que disponía.

Manto a la virgen de la cabeza en los 80

Hemos podido ver este pasado fin de semana, como en la Fiesta de Estatutos, la Virgen de la Cabeza estrenaba manto y fajín nuevos, por lo que hemos querido recordar, que a mediados de los años 80, tuvo lugar la donación por parte de una cofrade Catalina Guerrero, de un manto para la Virgen, siendo llevado hasta el Santuario en el Cerro del Cabezo, por un grupo de integrantes de la Cofradía, para ser ofrecido y bendecido. Después en Mancha Real, en su ermita, la Virgen de la Cabeza recibiría este bonito obsequio de una persona que era gran devota de esta imagen en un acto en la que asistieron gran cantidad de vecinos. La foto corresponde a este día, en el que vemos entre otras a Catalina Guerrero, Carmen o María.

Jose, Juan y Cristobal

A lo largo del tiempo que llevamos con la sección de Mirando al Pasado,  hemos visto muchas fotos de grupos de amigos o amigas en sus paseos por el parque o por la plaza, que eran los lugares de paseo y encuentro en aquellos años a los que nos estamos refiriendo. La plaza, como hemos dicho, era uno de los lugares preferidos de estos grupos de amigos, con el punto de reunión y posterior paseo, comiendo un cartucho de pipas o avellanas a granel que vendían los kioscos instalados en el recinto. También era un lugar para hacerse una instantánea, como la  que mostramos en la que Jose Rosa, Juan Cobo (fontanero)  y Cristóbal posaron ante la cámara a finales de los 60 junto a los aparcamientos donde en la actualidad se encuentra La Caixa, con los coches de la época de fondo, como los Seat 600 que ya hemos comentado, los Renault Gordini, los Citroén 2 CV o los famosos Mini.

Te puede interesar

Campaña de Donación de Sangre en el Centro de Salud

Durante los días 23 y 26 de agosto a partir de las 18,30 horas, tendrá …

Un comentario

  1. Narciso Jesús Herrera

    Apostillar que lo que tradicionalmente se llama la “cuesta El Gao”, correspondía realmente a la “Cuesta de los Delgado” pues es así ya se mencionaba en los escritos siglos atrás. Como ejemplo podemos ver la declaración en el Catastro del marqués de la Ensenada (año de 1752) del presbítero de Mancha Real el maestro don Juan Fernando Gutiérrez Delgado en la que dice textualmente: (…) poseo los bienes de la capellanía que fundó el maestro don Juan Fernández Gutiérrez Delgado, de la que soy hoy capellán con tres fanegas de olivar en “La senda del lobo”, que linda por oriente con el camino de “Los Esparteros” y por occidente con “Arroyo Frío”, una fanega y media de olivar en “la senda del lobo y Tejoneras”, linde a levante con “Arroyo Sequillo”; cuatro fanegas de tierra calma en “La Cuesta Delgado”, linde a oriente con el camino de Baeza (…).
    En la misma declaración catastral, el regidor de Mancha Real don Francisco del Castillo Ximena y Céspedes nos dice: (…) tengo en arrendamiento fanega y media con veinte olivas de regadío en el sitio de “El Pilarejo y Cateruela” propia del convento de monjas de Carmelitas de Sabiote; otras sesenta fanegas de tierra de sembradura en el sitio de “La cuesta Delgado y Pozoblanco” propias de la fábrica de la iglesia parroquial de ella (…).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *