Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net
Inicio > Mirando al pasado > Sucedió hace….Costumbres del pueblo que se perdieron con el tiempo

Sucedió hace….Costumbres del pueblo que se perdieron con el tiempo

Saque de honor de las Mises en 1971

A lo largo de los años, desgraciadamente, se han ido perdiendo costumbres que habían estado entre nosotros mucho tiempo, pasando de los abuelos a los hijos y luego a los nietos que miraban en sus progenitores como hacían aquellos trabajos que cuando los aprendías, nunca se olvidaban. También se ha perdido la figura del “aprendiz” en cualquier trabajo o profesión, algo que hizo que se tuvieran que montar escuelas con cursos especializados, que mientras hubo bonanza económica estuvieron funcionando, pero que en la actualidad se estudian fórmulas de volver de alguna manera a formar a los jóvenes en las empresas como se hacía antiguamente.

Una tradición que se perdió en Mancha Real al final de la década de los 80, fue la de elegir en las Fiestas en Honor a la Virgen del Rosario, a la Miss Feria y a sus Damas de Honor y que ya había dejado también de hacerse en las Verbenas de San Juan. En los años 70 que es la fotografía que mostramos, se hacían durante los días de feria, una serie de actos y eventos en los que estaban presentes las tres chicas elegidas, como en 1971 que hicieron el saque de honor en el partido del Trofeo Marqueses de Villaverde que era como entonces también se llamaba el estadio. Vemos haciendo el saque a la señorita Paqui Orihuela, Miss Feria 1971, estando a su lado Ana Mari Torrente, Dama de Honor, el trío arbitral, los hermanos Pepe y Alfonso Ramírez y la novia de este, Mari Carmen que no aparece en la foto pero que también fue Dama de Honor.

Martín, Diego y Emiliano en los 60

Como hemos tenido en nuestra sección en algunas ocasiones, los paseos por la plaza, el parque o la avenida, eran los preferidos por los jóvenes en la década de los 60 y 70, siendo costumbre de los fotógrafos de la época, el posicionarse por aquellos lugares para que las parejas o los grupos de amigos, se pudieran fotografiar y tener un recuerdo de esos tiempos. Los fotógrafos Cristóbal (mulica) o Miguel (Michfer) en muchas ocasiones, sobre todo en grandes fiestas, como la feria o la Semana Santa, se llevaban como reclamo un caballo de cartón en el que se podían hacer una foto los niñ@s vestidos unas veces con los trajes de gitana y otras con el traje de los domingos. Vemos una foto graciosa de comienzo de los 60, con tres jóvenes sentados en la mesa con sillas en miniatura que se puso para la fotografía de los más pequeños. Ellos son, Martín (futbolista), Diego (el galleta) y Emiliano Pérez.

Miguel su esposa y su yerno, salando jamones

En aquellos años tenían lugar cuando llegaban los fríos del invierno, las recordadas “matanza” del cerdo, unos días casi festivo en la casa donde se llevaba a cabo esta tradición  La matanza, unía a toda la familia, porque todos participaban en el laborioso y rápido proceso del despiece del cerdo y su transformación en los ricos chorizos, morcillas o el salado de las paletillas y jamones. A la matanza se invitaba a familiares y amigos porque se necesitaban muchas manos para tantas tareas.
Vemos en la foto que mostramos de los años 60, como Miguel “el chichotero” junto a su esposa y a su yerno Andrés (el del Coviran), se disponían a salar estos jamones y paletillas que luego vendían en su establecimiento y que les daban ese toque de calidad casera que a la gente tanto les gustaba.

En el cortijo de Moralillos

Aquellos eran años en los que la mayoría de los cortijos del entorno municipal, se encontraban ocupados por familias durante todo el año, recibiendo la visita de alguien de la familia de vez en cuando, cosa que servía para organizar una comida al aire libre y celebrarlo. Uno de ellos es el cortijo de “Moralillos”, una finca que fue propiedad de Alfonso Jiménez, apodado cariñosamente “Alfonsico Dorao”. En la fotografía que mostramos aparecen los caseros Isabel y Antonio, que estuvieron viviendo muchos años allí. Con ellos estaban sus hijos Miguel y María Dolores con Bartolomé y Floren, pasando un día todos juntos. Ese día también les acompañaba su nieto Antonio, la madre de Bartolomé y Angustias. Podemos apreciar como prepararon un arroz en el patio delantero, como se hacia antiguamente, donde todos iban comiendo de la sartén puesta en el centro. En la actualidad se encuentra en buenas condiciones, aunque sin caseros, algo que resulta común en casi todos.

Parada de la alsina en la Lonja en 1923

De la siguiente imagen han pasado 95 años, mucho ha llovido desde aquél 1923 en el que vemos una costumbre de la época que era esperar a la Alsina en la parada, que se encontraba situada en la Lonja tres casas más abajo de donde actualmente tienen el taller de motos los hijos de Esteban “porricas”. En esta parada se encontraba en la fecha indicada, haciendo la recogida de viajeros, la Alsina Graells que hacia el recorrido de Villanueva del Arzobispo a Jaén y que pasaba por Mancha Real. Como dato decir que la empresa Alsina Graells comenzó en 1920 en la ciudad leridana de Pons y que rápidamente se establecieron por Andalucía teniendo en este año de 1923 alrededor de 50 vehículos todos ellos de la marca Hispano Suiza como el que vemos en la imagen que podía ser de 14 o de 22 plazas según el recorrido y que tenían motores de 4 cilindros con 4710 cc con los que podían rodar a 30 km por hora y con un gasto de combustible de unos 35 litros. En estos autobuses era normal ver a gente sentada en el techo, en un banco que traían de fábrica y que servía para viajar en ellos cuando no había plazas en el interior. En la parte izquierda de la imagen se ve como en aquellos años aún no se habían construido las casas que hay en la actualidad y que comenzarían las obras a finales de los 40.

Monidura en los 70

Hemos dejado para el final, una de las tradiciones propias de Mancha Real y que estamos en el tiempo en el que se están celebrando, nos referimos a las célebres “Moniduras”, una fiesta religiosa originaria de nuestro pueblo y que aunque sus raíces vienen del siglo XVI, fue a mediados del siglo pasado cuando tuvieron su mayor arraigo en nuestra localidad y tiene su vinculación con las Cofradías y con los Rosarios de la Aurora, típico folclore de la comarca. En la actualidad tienen un gran seguimiento por parte de las gentes del pueblo, siendo muchos visitantes los que llegan a Mancha Real para ver esta singular tradición que tiene lugar el tercer domingo de septiembre dedicadas a Nuestro Padre Jesús; el cuarto domingo es a la Virgen de los Dolores y por último, el domingo anterior al 7 de octubre, es dedicada a la Virgen del Rosario. Desde hace uno años, el primer fin de semana de septiembre también celebra esta fiesta el Stmo Cristo de la Misericordia, Virgen de la Salud y San Juan Evangelista. Vemos en la foto a un grupo numeroso de jóvenes en los comienzos de los 70 cantando las coplillas que tienen lugar en varios puntos del pueblo, acompañados de los músicos Maxi con la guitarra, y el padre de este y Antonio Marín con clarinetes que son los instrumentos que normalmente se usan. Durante todo el recorrido se reparten rosquillos, magdalenas y los licores como el risol o el vino dulce.

Te puede interesar

Galería de imágenes del primer día de FEJUVE 2018

Mucha expectación y afluencia en el primer día de la 18 Edición de FEJUVE en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *