Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Download Free FREE High-quality Joomla! Designs • Premium Joomla 3 Templates BIGtheme.net
Inicio > Mirando al pasado > Sucedió hace….La importancia que tuvieron los antiguos comercios en nuestro pueblo

Sucedió hace….La importancia que tuvieron los antiguos comercios en nuestro pueblo

Tienda de Juan Ramírez en la plaza en el año 1958

En Mancha Real siempre hemos tenido muchos pequeños comercios de toda índole y a los que desde aquí les hemos prestado mucha atención por su importancia en unos tiempos en los que todo se compraba en ellos, por eso estamos deseosos de que nos llegue alguna foto ilustrativa de aquellos negocios casi todos familiares para mostrarla y que todos podamos recordar cómo eran hace cuatro o cinco décadas.

Papelería el “angelico”

La primera fotografía que mostramos fue tomada el 11 de octubre del 1958 con la feria de Mancha Real acabando. Se trata de la tienda de tejidos y novedades como indicaba el toldo de su fachada de Juan Ramírez, una persona que tuvo este establecimiento durante décadas en un lugar privilegiado del pueblo como siempre ha sido la plaza. Estaba situada junto al lugar en el que siempre se ponían las carteleras y que actualmente hay un bloque de pisos y se puede apreciar en sus escaparates el diseño con utensilios de la campaña de aceituna que estaba próxima o un maniquí con un paraguas por las lluvias que ya se estaban dando en pleno otoño.

Justo enfrente, también en la plaza de la Constitución, lleva durante décadas funcionando la papelería conocida en el pueblo con el apodo cariñoso de su dueño, “el angelíco”. Antonio Pulido y María Dolores Valero tuvieron este negocio hasta su jubilación, pasando a partir de entonces a estar regentado por su hijo Sebastián que sigue estando en el mismo lugar en la actualidad. Vemos en la foto tomada a primeros de los 70 la entrada y dos coches aparcados de la época, un dos caballos y un Simca mil.

Tejidos Aparicio en los años 60

La siguiente imagen que tenemos corresponde a la tienda Tejidos Aparicio o “Los Eladios” como muchos la llamaban cariñosamente, situada en la parte de abajo de la calle Maestra, una de las tiendas más importantes de nuestro pueblo en la venta de ropa y tejidos hasta que cerró sus puertas en los 80. Sus propietarios eran los hermanos Ramón y Joaquín Aparicio, dos personas muy conocidas y de gran trato con la gente y que siempre decían que sus clientes eran sobre todo amigos. La foto que aparece es de la década de los 50 y se puede ver el bonito escaparate hecho de madera que ahora llama la  atención, pero que entonces eran habituales hasta que llegaron los aluminios y se dejó de un lado estos decorados. Otro detalle es el número de teléfono que, como los más mayores recordaran, eran números cortos y para llamar había que descolgar para que la telefonista te pidiera el número con el que querías hablar. En todos los comercios de la época hubo aprendices que luego pasaron a trabajar como dependientes, como los hermanos Martos, Esteban o Tomás, que estuvieron en esta tienda en diferentes etapas.

Estanco de Concha a finales de los 70

Los estancos siempre fueron establecimientos muy conocidos y visitados en cualquier época pues cuando se salía a la calle a pasear o al trabajo, la parada obligada era el estanco para comprar aquel paquete tan conocido como fueron “Los Celtas”, bien en cajetilla corta o larga, pero que era la preferida de la mayoría de la gente trabajadora por su bajo precio. En los 60 eran pocas las marcas que usaban boquilla, pero con el paso de los años se fue pasando a otras que estuvieron en el mercado un tiempo y después desaparecieron. Fue el caso de las marcas mentoladas como Piper, los sin boquilla como los Ideales, los Celtas que hemos comentado y el “Caldo de Gallina” o el rubio Fortuna. La imagen que mostramos corresponde al estanco de Concha a finales de los años 70, que lo tuvo durante muchos años en la calle Maestra junto a las carteleras, aunque hubo otros también muy conocidos como el de “Las Medianas” o el de “Los Panzas”. En la actualidad, este estanco sigue en el mismo lugar, en la calle Maestra junto a la Plaza.

Tienda de los Rodriguez al final de los 70
Tienda de los Rodríguez al final de los 70

Un negocio familiar que tuvo su gran época en los años 60 y 70, fue la ferretería y luego también tienda de electrodomésticos “Los Rodríguez”, un establecimiento que venía de generaciones de ferreteros y que unió el extraordinario catálogo de productos del que disponía, con el lugar donde se ubicaba, en el centro del pueblo en la calle Maestra. En aquél tiempo no había un producto que el cliente buscara que no lo tuviesen los Rodríguez y eso hizo que el local siempre estuviese lleno de gente buscando cualquier cosa, pues por difícil que fuese seguro que ellos lo tenían. Quizás los más mayores recuerden aquellos vales que regalaban en los 60 llamados “chekoas” y que consistían en ir guardándolos y luego podías elegir un regalo, una forma de vender que luego se extendió con otros nombres y diferentes formatos. La foto que mostramos es de finales de los años 70 cuando ya tenían tienda de electrodomésticos y eran distribuidores de Butano entre otras muchas marcas.

Rafael Rodriguez en el antiguo almacen del butano
Rafael Rodríguez en el antiguo almacén del butano

Fueron 3 hermanos los que estuvieron durante mucho tiempo al frente del negocio, para ir con el tiempo separando sus tiendas y dedicándose cada uno a una especialidad de las muchas que tenían. Manolo y Luis siguieron con la ferretería y droguería, Antonio con los electrodomésticos y haciendo trabajos de artesanía  mientras que Rafael, el menor de los hermanos puso en su local, un pequeño bazar y también se quedó con  el reparto del butano en Mancha Real y algún pueblo cercano. En 1965 tuvieron que montar el depósito de bombonas en una zona apartada del pueblo, por lo que optaron en ponerlo en la carretera de Baeza a unos 2 Kms del núcleo urbano. Con los años como todos sabemos, el desarrollo de la industria se instaló por esta zona, por lo que pronto estuvo rodeado de naves industriales dedicadas a la fabricación de muebles. En la foto vemos como Rafael descargaba con aquella grúa que pusieron en el año 1974 que era el medio para poder descargar las jaulas que traían los camiones.

Te puede interesar

Día grande para los profesionales del volante con la celebración de su Patrón San Cristóbal

Un año más, los profesionales del volante celebraban este pasado sábado 13 de julio, los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *